search

¿Qué hubiera sido de ti hace 60 años? Un breve paseo por el avance tecnológico en diabetes.

Written by Víctor Rosa

02/03/2022

Nos encontramos en un momento de la historia de grandes avances, muchos son para ocio y disfrute, pero otros, simplemente son imprescindibles. Muchos de ellos, como los dispositivos para medir la glucosa o administrar insulina, nos salvan la vida a millones de personas.

Pero ¿Cómo vivían las personas con diabetes hace 60 años? ¿Qué tecnologías supusieron el principio de grandes avances? ¿Quieres descubrir cómo hubiera sido tu vida hace unas décadas? Si eres una persona con diabetes, es fácil que algún antepasado tuyo la tuviera también. 

Antes de 1964

Antiguamente, el único tratamiento para que tus bisabuelos y tatarabuelos fueran capaces de evitar grandes picos de glucosa, era tener un gran control sobre la dieta.

Fue así hasta que un buen día de verano de 1921, el profesor Frederick Banting y su alumno Charles Herbert Best hicieron uno de los mayores descubrimientos de la historia de la diabetes: la insulina. Aunque a decir verdad, las primeras dosis de insulina aplicadas eran extraídas del páncreas de distintos animales. Bueno, no iba a ser llegar y triunfar.

A partir de 1923, la insulina que encontrabas en el mercado venía de los laboratorios de la farmacéutica Eli Lilly y se comercializó bajo el nombre de «Iletin». Sin embargo, a no ser que los padres de tus bisabuelos estuvieran montados en el dólar, que se olvidasen de adquirirla. Para cubrir las necesidades anuales de un paciente, se necesitaban aproximadamente 50 cerdos.

Durante los años 50, un científico llamado Hagedorn, comenzó a comercializarla a partir de una combinación de insulina con protamina, una proteína. Este avance permitió aumentar el tiempo de acción en 24 horas y ya no se necesitaban tantas inyecciones como antes. En el año 55, Sanger realizó la secuenciación de las proteínas, investigación clave para el descubrimiento de la secuencia de los aminoácidos de la insulina.

1964 – 1970

En 1964, podemos hablar de las primeras tiras reactivas, inventadas por la compañía Armes. Tenías que colocar una gota de sangre en la tira de papel y en un minuto, con un cambio de color te comunicaba los niveles de azúcar. Sin embargo, la realidad es que la mayoría de nuestros abuelos y padres no podían acceder a ella, solo a través de médicos y profesionales sanitarios.

1970 – 1976 

Esta misma empresa, no se quedó conforme y siguió investigando para desarrollar el primer glucómetro, que más que glucómetro era más bien un reflectómetro bastante poco fiable. ¿Y cómo funcionaba? Muy diferente a lo que conocemos hoy en día. Realizaba una lectura basada en la en la luz reflejada por las tiras. El haz de luz era conducido a una celda fotoeléctrica y lo traducía en valores de glucemia. Era un instrumento bastante pesado y caro, pero no te preocupes. Este invento tampoco arruinó a tus abuelos, ya que no estaba a disposición del público general.

A partir de 1975, se lleva a cabo la primera producción de insulina humana en el laboratorio. 

1976 – 1983

Durante estos años, se realizaron varios estudios acerca de la eficacia de los dispositivos para el control de los niveles de glucosa en sangre. Así, en 1976, aparece la primera bomba de insulina. La llamaron Biostator, y como su nombre sugiere, parecía una gran computadora sacada de una novela de Orwell. Sin embargo, se había logrado un gran avance: medir y administrar insulina en el cuerpo cada 5 minutos. Otro avance que no estaba al alcance de los pacientes… a no ser que sufrieras una cetoacidosis diabética. Que no se la recomendamos a nadie.

1983 …

En 1983, el laboratorio farmacéutico danés Novo Nordisk introdujo en el mercado las plumas de insulina.

Es a partir de esta década, cuando la mayoría de personas con diabetes podemos gozar de medidores de glucosa portátiles, de diferentes tipos, tamaños y colores. Con considerables mejoras, en la medición, tiempos, control y registro de datos.

Igualmente, la insulina que conocemos hoy en día se consigue mediante técnicas de ingeniería genética, y permite que se convierta en un tratamiento al alcance de la mayoría. 

Qué avances nos esperan estos años. 

La medición sin pinchazos. En iGluco estamos desarrollando una nueva solución para la medición de la glucosa de forma no invasiva, que mejorará la vida de los diabéticos en muchos aspectos. Se trata de un glucómetro que por vía infrarroja lee el nivel de glucosa en la sangre. Por fin podrás olvidarte de los pinchazos. Gracias a las nuevas tecnologías y nuestra investigación, tus datos se envían a tu móvil para que los puedas guardar, y así tener un control óptimo y poder compartirlos con tu médico.

You May Also Like…

No se encontraron resultados

La página solicitada no pudo encontrarse. Trate de perfeccionar su búsqueda o utilice la navegación para localizar la entrada.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest

This site is registered on wpml.org as a development site.